*

6 maneras de saber si eres un potencial peligro al volante

Así muchos conductores podrán medir qué tan agresivos son.

Tener una de estas características ya implica una reflexión. Más de dos, es momento de evaluar cómo estamos manejando. ¿Te identificas con más de una?

Un reciente sondeo realizado a más de 600 personas a nivel nacional por Tracklink Octo, empresa de Seguridad Vial y de tecnología para la reducción de accidentes de tránsito y el caos vehicular, señaló una gran incongruencia de los conductores peruanos: 98.5% afirmó que en el último año ha mejorado en su manera de conducir; no obstante, el 94% de esta misma muestra indicó que los demás, en cambio, conducen peor.

Otro estudio aplicado a más de 3 mil vehículos en el 2017, refuerza este panorama: 8 de cada 10 peruanos maneja agresivamente, siendo esta la principal causa de los accidentes de tránsito (Fuente: Pacífico Seguros). Lorenzo Giordanelli, director de Tracklink Octo, comparte las principales características de un manejo agresivo, causante del caos vehicular y los accidentes de tránsito.

1. Ver las pistas como una zona de guerra. Si eres de los que ve las pistas como una guerra es muy probable que manejes de manera agresiva y por ende, seas propenso a generar o verte involucrado en un accidente vehicular. Manejar de manera agresiva involucra ver a los demás vehículos como tus enemigos y no puedes permitir que nadie “invada tu carril”.

2. Acelerar bruscamente. Esta acción es una constante en las vías peruanas. Muy utilizada para “cerrar” a otros autos o evitar que “invadan” el carril. No necesariamente involucra velocidad, pero sí acelerar continuamente en tramos cortos para evitar que otros pasen.

3. Frenar burscamente. Muy relacionado al punto anterior. Es detener de manera abrupta la marcha por cerrar a otro vehículo, evitar que te pasen, por ir muy pegado a otro auto o porque simplemente no le pudiste “ganar” al semáforo.

4. Cambiar improvisamente y frecuentemente de carril. Consiste en buscar contantemente la vía mas rápida, sin preocuparse de cortar a otros (los enemigos del punto 1), con tanto de “ganar” aún sea un metro.

5. No respetar la distancia de seguridad. Es manejar muy “pegado” al otro auto y que la distancia que los separe sea mínima. Es otra característica del manejo agresivo porque viene de la noción de evitar que “invadan” el carril en el que uno va. No obstante, ante la mínima desaceleración o maniobra imprevista del vehículo que va delante puede desencadenar en un accidente vehicular.

6. No desacelerar ante obstáculos. Algo muy particular en las vías peruanas. Esta acción conlleva a mantener la misma velocidad ante objetivos que se atraviesen en la vía: personas, animales, las líneas peatonales, hasta cruces. Incluso aceleran más para “cerrarles el paso”. Una acción sumamente peligrosa.