*

Junín: hija logró salvarle la vida a su padre tras donarle un riñón

El trasplante se realizó en el Hospital Nacional Ramiro Prialé Prialé de Huancayo.

Exitosa operación se realizó por primera vez en Junín logrando extirparle un riñón a un donante vivo mediante laparoscopía.

Junín. Los médicos del Hospital Nacional Ramiro Prialé Prialé de EsSalud, en Huancayo, lograron extirpar con éxito un riñón mediante laparoscopía para luego trasplantarlo. Esta operación altamente compleja se realizó gracias al acto de amor y generosidad de una hija hacia su padre.

La proeza médica permitió que el paciente, Teódulo Bautista Pomahuali, de 51 años, natural de Huancavelica, quien desde hace 4 años padecía de insuficiencia renal crónica terminal, vuelva a sonreírle a la vida.

Difícil operación
 
El doctor Félix Ortega Álvarez, jefe de la Unidad de Trasplante y cirujano trasplantador de este hospital, detalló que la extirpación del órgano se realizó, mediante cirugía laparoscópica, permitiendo que el donador tenga una incisión de solo 7cm, a diferencia de los 30 o 35 cm que antes se realizaba, además hay menos dolor, el paciente rápidamente retorna al trabajo, y desde el punto de vista estético es excelente.

Situación de ambos

Asimismo indicó que la extirpación duró tres horas, mientras que el implante duró casi 8 horas, comenzó a las 11.30 horas y culminó antes de las 19:30 horas del 12 de diciembre. “Ambos pacientes se encuentran bien, la donante ya salió de alta, y el receptor aún está en el hospital en buenas condiciones. La hija no debe tener ningún cuidado en especial porque su otro riñón suple perfectamente sus necesidades, mientras que el padre deberá tomar medicamentos que eviten el rechazo, pero ya no tendrá que estar en diálisis peritoneal, y llevará una vida normal en un 99%”.

Agradecimiento

El asegurado trasplantado expresó su agradecimiento a EsSalud por esta nueva oportunidad de vida. “Los urólogos me dijeron que solo un trasplante podía salvar mi vida, luego de conversar con mis cuatro hijos, ellos aceptaron la donación y se sometieron a una exhaustiva evaluación, siendo mi hija Ketty de 33 años, quien dio positivo en la compatibilidad de tejidos” (...) “Tuve miedo por mi hija, pero mi fe a Dios y gracias a los buenos médicos de EsSalud todo salió muy bien. He vuelto a la vida”, refirió.

El doctor Martín Álvaro Ordoñez felicitó al equipo multidisciplinario que participó de esta proeza médica y señaló que es la primera vez que se realiza este tipo de intervenciones en provincias sin el apoyo de Lima.