*

¿Qué alimentos nos ayudan a mejorar la piel dañada en verano?

Mejora la piel dañada en verano con estos alimentos.

El agua es el nutriente más importante para la protección y reestructuración de la piel dañada.

Algunos alimentos que se deben considerar para reparar la piel dañada después del verano son los pescados, carnes, semillas, frutas y agua, teniendo en cuenta que la exposición a los rayos UV y el calor causan envejecimiento, producción de manchas y deshidratación. Así lo sostuvo Lorena Saavedra, coordinadora de Nutrición en la Universidad Privada del Norte (UPN).

"Los bebés, niños y adultos mayores son los más vulnerables a padecer los efectos del verano. Es básico mantenerlos hidratados y consumir productos ricos en proteínas, vitamina A y C, y ácidos grasos después de la etapa del calor para recuperar la piel dañada", indicó.

Semillas y pescados

Según la especialista, los pescados y las carnes son fuentes de proteínas de buena calidad que permiten la producción de colágeno y ayudan a nutrir, mejorando la apariencia de la dermis. "Para una persona adulta de un peso promedio de 70 kg, una porción en el almuerzo y una en la cena de 120 g – 150 g de carne y/o pescado es lo adecuado".

Las semillas como el ajonjolí, las pecanas y las nueces, también deben estar incluidas en las comidas principales o, a manera de snacks, a media mañana o tarde, porque contienen ácidos grasos que ayudan a mantener la correcta estructura de las células y evitan el envejecimiento.

Frutas y líquidos

Para la experta, las frutas como el mango, la naranja y el camu camu son ricas en vitaminas A y C, trabajando como un reparador epidérmico, minimizando la irritación en la piel sensible, reduciendo las manchas. "Recomendamos considerar 5 porciones de frutas y verduras durante todo el día, idealmente distribuidas en las 24 horas para evitar la falta de antioxidantes", explicó.

Por último, el agua es el nutriente más importante para la protección y reestructuración de la piel dañada. Según la coordinadora de Nutrición, "debe ser nuestro acompañante durante todo el día, sin esperar a tener sed para consumirla".

"Seis a ocho vasos al día nos sirven para regular nuestra temperatura corporal. Como formadores de futuros profesionales, debemos inculcar e incentivar buenos hábitos de alimentación, buscando el bienestar de la sociedad en todas las etapas y edades", expresó.