*

Adultos mayores volvieron a darse el "sí" en el Hogar Canevaro por San Valentín

Tres parejas renovaron sus votos matrimoniales en el Hogar Canevaro.

Vestidos de novios, parejas renovaron sus votos matrimoniales en una ceremonia acompañada de música y un almuerzo especial.

En el día de San Valentín y como para demostrar que el amor inmortal existe, tres parejas, una de ellas con más de 60 años de relación, renovaron sus votos matrimoniales durante una emotiva ceremonia realizada en el Hogar Canevaro.

Rodeados de familiares y amigos residentes del centro gerontológico más grande del país, la señora Lucrecia Vásquez (80) y el señor Carlos del Busto (79), luciendo ella un impecable vestido de novia, encabezaron la cita organizada por la Municipalidad de Lima.

#EnVivo: Adultos mayores del Hogar Canevaro renuevan sus votos matrimoniales en el Día del Amor y la Amistad. ➝ https://goo.gl/wlJd4U

Posted by Municipalidad de Lima on martes, 14 de febrero de 2017

Historias de amor

La historia del matrimonio Del Busto – Vásquez se remonta a 1955 en el distrito de San Luis. Vecinos de familias amigas, iniciaron una linda amistad que luego se convertiría en una romántica historia de amor, que se consolidó cuando luego de un trágico accidente jugando futbol, don Carlos pierde una pierna.

Pese al momento difícil, recuerda doña Lucrecia, el hecho les ayudó a fortalecer su relación, y con el transcurso del tiempo decidieron convertirse en novios para luego casarse el 17 de diciembre de 1965, en la iglesia La Recoleta, formando así esta historia viva de amor.

Otras parejas como la que conforman Dora Vallejos y Enrique Alexander se formaron en el propio albergue que administra la comuna limeña. “Tenemos 4 años de relación y nos conocimos en Canevaro. El primer beso fue en el ascensor de la residencia, él me sorprendió con un beso, y me pidió para que seamos enamorados y acepté”, recuerda sonriente doña Dora.

Ceremonia

Con esta peculiar y conmovedora ceremonia que estuvo sazonada por una orquesta de boleros y otros ritmos que pusieron a bailar a los alegres contertulios del centro, baile al que siguió un almuerzo especial, el municipio de Lima mostró el grato ambiente en que se desenvuelven los residentes del Hogar Canevaro, además de recordar que para el amor no hay edad.