*

Utilizan la edición genética para acelerar el logro de una cura del VIH

Un niño con la cometa con cinta roja durante el Día Mundial del SIDA en Pekín, 2008.

Los investigadores esperan acelerar la búsqueda de una cura definitiva para los pacientes con VIH.

Estados Unidos. Un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco utiliza una nueva tecnología que permite editar genomas, conocida como CRISPR, para acelerar el logro de una cura del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), informó la revista electrónica Cell Report.

Objetivo de la investigación. Según el estudio, es emplear esta nueva técnica que permite la edición de genes de manera sencilla y precisa, para hallar mutaciones que puedan hacer resistentes a las células inmunes humanas contra la infección por VIH. "Los investigadores del VIH llevan mucho tiempo queriendo tener esta capacidad. Espero que esto conduzca a lo que parecía una tarea imposible hace un año", dijo el investigador Judd Hultquist, uno de los coautores principales de la investigación.

Tecnología CRISPR. ​Este sistema permite a los investigadores modificar rápidamente el código genético de las células inmunes humanas recién donados, con lo que esperan acelerar la búsqueda de una cura definitiva para los pacientes con VIH, según los investigadores. Para su investigación, los científicos se han visto alentados por la existencia de un grupo de individuos cuyas células inmunes parecen ser naturalmente resistentes al contagio del VIH, lo que abre la puerta a replicar sus condiciones en otras personas con la edición genética de las células de sus sistemas inmunes.

Camino para erradicar el virus. Aún no se ha hallado una cura para el contagio del VIH, que causa el síndrome de inmunodeficiencia humana (SIDA), a pesar de los progresos logrados en su tratamiento con fármacos antirretrovirales desde la década de 1980, cuando surgió la enfermedad. Con la tecnología actual, una vez que el virus se infiltra en el sistema inmunológico del paciente, puede ocultarse indefinidamente dentro del ADN de sus células, imposibilitando su detección o destrucción, por lo que requiere el tratamiento con antirretrovirales por el resto de su vida. (EFE)