*

Animalistas de Ate denuncian que quemaron vivos a 40 gatos en un refugio

Una joven activista lamentó en Capital que el alcalde de la comuna nunca se haya pronunciado al respecto.

Ate Vitarte. Defensores de los animales denunciaron por Facebook que, durante la madrugada del último sábado, unos inescrupulosos quemaron vivos a al menos 40 gatos bebés, que vivían en una casa de madera construida en el parque Los Naranjos, en la segunda etapa de Ceres.

El incendio se habría iniciado aproximadamente a las 3:00 am. Al lugar acudieron policías de la comisaría de Ate, quienes tomaron los testimonios de los animalistas para realizar las investigaciones correspondientes.

Una de las denunciantes es la animalista Jimena Velásquez, quien esta mañana estuvo en el programa de Mónica Cabrejos para hacer un llamado a las autoridades. "Estoy muy consternada con este tema. Es la tercera vez que ocurre algo parecido, pero esta vez ya se han sobrepasado todos los límites", dijo.

La joven voluntaria independiente aseguró que nunca se responsabilizó de lo ocurrido al alcalde de la comuna Óscar Benavides, pero sí lamentó que nunca se haya pronunciado al respecto. "Se hizo una promesa de que se iban a ayudar a estos gatos una vez que él (Benavides) sea alcalde, pero nunca llegó esa ayuda. Es frustrante no encontrar el apoyo de las autoridades".

Jimena contó que los vecinos de la zona tampoco han prestado su apoyo para impedir que el parque se llene de gatos y, al contrario, han quitado los carteles que señalan que está prohibido abandonar animales. "Es difícil llegar y encontrar todos los días a los gatitos descuartizados o golpeados. Las imágenes son demasiado fuertes".

¿Qué dice la ley?

En enero de 2016 se aprobó la ley 30107, Ley de Protección y Bienestar Animal. Esta indica que quien cometa actos de crueldad contra animales domésticos o silvestres, o los abandona, será reprimido con una pena privativa de la libertad no mayor a tres años, además de 100 a 180 días de multa. En caso el animal muera a causa de actos de crueldad o abandono, la pena privativa de libertad es no menor a tres años ni mayor a cinco años con 150 a 360 días de multa.