*

El desgarrador relato de venezolana: "Acá veo tantos alimentos y allá no sé si mis hijas comieron"

Miles de venezolanos han llegado a nuestro país huyendo del hambre, la violencia y la escasez. Capital te cuenta la historia de Heydi y Breiner.

La venezolana Heydi Ramone (40) llegó al Perú hace cinco días en busca de un mejor futuro. Hoy, tras esperar más de un día en las inmediaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores, logró tramitar su Permiso Temporal de Permanencia (PTP). Sin embargo, aún no consigue un empleo que le permita ayudar a sus dos hijas, quienes viven solas en la ciudad de Miranda (Venezuela).

La extranjera visitó esta mañana los estudios de Capital para conversar con Mónica Cabrejos sobre las razones que la obligaron a huir de su país, gobernado por una crisis política. Contó que en Miranda trabajó para el estado venezolano, donde siempre se sintió presionada, debido a que la obligaban a votar a favor del régimen de Nicolás Maduro.

¿Cuánto se gana en Venezuela?

La profesional en Administración contó que en su país ganaba el sueldo mínimo, que es un dólar con 26 céntimos, lo mismo que una quincena de cuatro soles en Perú. "Necesitaba salir de Venezuela porque hay demasiada presión. Yo siempre estuve en contra de ese gobierno. Cuando me negué a votar por ellos, me despidieron. Trabajar para el estado es delicado".

Contó que sus dos hijas, la mayor de 18 años y la otra de 16, viven solas en Venezuela y, debido a su situación económica, le es muy complicado comunicarse con ellas. "Estoy totalmente incomunicada. Tengo que pedir teléfono prestado. Estar en esta situación es bastante difícil", agregó.

"No queremos quitarle el empleo al peruano"

Agradeció la solidaridad de una señora peruana que le ofreció su hogar para quedarse. Aún así, la frustración de no poder ayudar a sus hijas como ella quisiera la quebró en vivo. "Estos cinco días han sido de llanto (...) La gente no sabe lo que uno pasa cuando trabajas en un restaurante, donde ves tantos alimentos, y no sabes si tus hijos ya comieron. Me pregunto: '¿cómo me como esto sabiendo si ellas comieron o no?' Es muy duro lo que el venezolano está pasando".

Después de narrar la agonía de viajar varios días en autobús, desde Venezuela a Lima, Heydi aseguró que ella y sus compatriotas no han venido a quitarle el empleo a los peruanos. "Nosotros venimos por una necesidad, por mandarle plata a nuestros hijos y familiares, porque lo necesitan, porque si no se mueren litaralmente de hambre", finalizó.