*

Mujer que sobrevivió a la tragedia en el cerro San Cristóbal narró el traumático momento

La maleza la salvó de morir. Tiene una fractura y un corte en el estómago. Sus lesiones no la dejaron auxiliar a los heridos y tuvo que ver su llanto y desesperación.

Rímac. Sharon Valencia Medina (23) es una de las 43 personas que sobrevivieron en el accidente de un bus turístico que descendía del cerro San Cristóbal el último domingo. Ella contó en exclusiva para 24 Horas los dramáticos momentos que vivió antes y después de que el vehículo, de la empresa Green Bus S.A.C, se desbarrancara por la avenida Alameda de los Bobos, dejando un saldo de 9 personas muertas.

La joven contó que tomó el tour con un grupo de amigas y que el bus arrancó desde la Plaza Mayor. Dijo que durante casi todo el recorrido, el conductor manejó despacio y "como debe ser". Sin embargo, en la última curva aceleró, generando que el vehículo pierda el control. "El tour fue normal. Llegamos (al cerro) y tuvimos 45 minutos para pasear y tomarnos fotos. Luego cuando el bus bajaba pasó todas la curvas normal y despacio, pero en la última curva, en vez de frenar, aceleró. Fue ahí donde (el bus) se muñequeó. Se fue de derecha, izquierda, derecha y cayó".

Sharon sobrevivió gracias a que se sentó en los asientos traseros del bus y cayó en la maleza. Al igual que ella, dos personas más cayeron en el arbusto y no sufrieron heridas graves. Aún así, la mujer terminó con una fractura en la pierna y un corte profundo en el estómago. "Pero hubo mucha gente que cayó en el pavimiento y en las escaleras, atrapados debajo del bus. Sobretodo los que estaban en el primer piso, con las ventanas destruidas. Ellos fueron los que se llevaron la peor parte".

Finalmente, la mujer contó que tuvo que pasar mucho tiempo para que los heridos sean atendidos. Durante ese tiempo vio cómo algunos desadaptados le quitaban sus pertenencias a las personas que estaban inconscientes. "Por fortuna fui yo una de las personas que trasladaron desde la maleza hasta el vehículo de emergencia. Vi que arrestaron a los sujetos que se llevaban las cosas de los heridos. La gente estaba ensangrentada y fracturada. Por mis heridas no pude ayudarlos, solo gritaba que los auxilien. Fue muy desesperante".

Durante la mañana del lunes, los cuerpos de algunas víctimas mortales fueron retirados de la morgue de Lima a excepción de tres.