*

Las águilas, la nueva arma contra los drones sospechosos del ejército francés

Águilas son estrenadas para garantizar la seguridad de instalaciones como aeropuertos, o de eventos, como partidos de fútbol, cumbres o visitas de altas autoridades.

Frente a la creciente amenaza de aviones no tripulados maliciosos, el ejército francés explora todas sus opciones de defensa.

La Fuerza Aérea de Francia está entrenando a una unidad de águilas para utilizarlas en la captura de drones que puedan sobrevolar zonas sensibles, como el palacio presidencial o instalaciones militares.

Los responsables coinciden en que el águila imperial, capaz de ver a una presa de 2 kilómetros, es el arma perfecta para cazar a estos aviones no tripulados. Para que la misión tenga éxito, estas aves son entrenadas prácticamente desde que rompen el cascarón.

Los cuatro mosqueteros. El águila real (Aquila chrysateos) es el "arma" ideal para esta tarea, explica Gérald Machoukow, un halconero empleado en Mont-de-Marsan, a la agencia AFP. En esa localidad, son cuatro las águilas entrenadas desde este verano y fueron bautizados en honor a los cuatro célebres mosqueteros D'Artagnan, Aramis, Athos y Porthos.

Finalidad del entrenamiento

La policía holandesa, pionera en este rubro, entrena desde 2015 a estas aves. Machoukow regresó de Holanda convencido de la eficacia de estos animales para derribar drones que pueden representar una amenaza para la defensa de un país.

Las cuatro águilas fueron alimentadas desde los tres meses de vida en carcasas de drones. Rápidamente asimilaron a los drones con la comida. Ahora, cada vez que atrapan uno, son recompensadas con un pedazo de carne, en ejercicios casi cotidianos. Autoridades de defensa aérea señalan que esta una unidad de águilas es estrenada para "garantizar la seguridad de instalaciones como aeropuertos, o de eventos, como partidos de fútbol, cumbres o visitas de altas autoridades".