*

Una niña de siete años muere por una bala perdida en una favela de Río de Janeiro

Autoridades en Brasil han realizado varios operativos en las favelas.

La menor perdió la vida a causa de un disparo en la cabeza en medio de un tiroteo entre policías e integrantes de una banda de narcotraficantes.

Una bala perdida, presuntamente producto de un tiroteo entre bandas de narcotraficantes, mató a una niña de siete años que jugaba en el balcón de su casa, en el complejo de favelas de Maré, en el norte de Río de Janeiro, en Brasil, informaron hoy fuentes policiales.

La pequeña Fernanda Adriana Caparica jugaba en la terraza de su casa, en un cuarto piso, en las primeras horas de la noche del miércoles, cuando recibió un tiro en el tórax que, según la versión oficial, procedía de un enfrentamiento entre narcos.

La menor fue conducida a un hospital pero no resistió, según informó la policía militar, que subrayó en un comunicado que el miércoles no hubo ningún operativo policial en el complejo de favelas, uno de los más grandes del país.

Vecinos de la zona relataron a través de las redes sociales que los tiroteos se han vuelto a suceder en Maré, donde varios colegios cerraron hoy sus puertas y dejaron sin clase a cerca de 6.000 niños.

Fernanda Adriana es la segunda víctima de bala perdida en los últimos dos días en Río de Janeiro, una de las ciudades más violentas del mundo, con una media de 14 asesinatos al día.

En Brasil, las muertes y heridas provocadas por balas perdidas no son un fenómeno limitado a Río.EFE