*

Así fue el duro golpe que sufrió el Papa Francisco en Colombia

El pontífice se lastimó con el parabrisas del papamóvil al saludar a un niño, por el que tuvo un corte en una ceja y un hematoma en el pómulo.

El papa Francisco sufrió un pequeño golpe en la ceja y el pómulo izquierdo al intentar saludar a un niño durante el recorrido en el papamóvil por el barrio de San Francisco en la ciudad colombina de Cartagena de Indias.

El pontífice se golpeó con el cristal del vehículo y una gota de sangre le manchó la esclavina o muceta. Enseguida el comandante de la Gendarmería Vaticana, Doménico Giani le hizo una curación y Francisco siguió con sus actividades en Cartagena de Indias, la última escala de su visita de 4 días a Colombia.

"El papa está bien, se golpeó con el cristal del papamóvil, tiene un golpe encima de la ceja y en el pómulo y se le ha aplicado hielo", dijo el portavoz vaticano, Greg Burke.




Gotas de sangre mancharon la vestimenta del Papa Frnacisco.

Francisco bromeó sobre el golpe que sufrió, por el que tuvo un corte en una ceja y un hematoma en el pómulo: "Tengo el ojo como compota".

Al ser preguntado en la rueda de prensa a bordo del avión de regreso de la visita de cinco días a Colombia sobre cómo se encontraba, Francisco le quitó hierro al asunto y dijo: "Fue solo un momento, fui allí para saludar a los niños, no vi el cristal y boom", dijo.

Riendo, a otra periodista el papa argentino le dijo usando una expresión porteña: "Tengo el ojo como compota".

El Vaticano confirmó que Francisco estaba bien e incluso el pontífice argentino bromeó cuando le preguntaron qué le había pasado.

"Me di una piñada (puño o golpe), estoy bien", dijo el pontífice a un periodista de Caracol Radio al salir de la casa de Lorenza, una habitante del barrio de San Francisco en Cartagena.


Pese al golpe en el rostro que se dio en un pequeño accidente con el papamóvil,  el pontífice siguió adelante y no interrumpió su agenda en Colombia.