*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Comprar pirotécnicos ilegales es señal de inmadurez y psicopatía, según especialista

En esta semana, la Sucamec incautó más de 13 toneladas de productos pirotécnicos en todo el país.

Psiquiatra lamentó que a 17 años de la tragedia ocurrida de Mesa Redonda no hayamos aprendido la lección frente al uso de pirotécnicos.

Quienes compran fuegos pirotécnicos prohibidos evidencian algo de inmadurez emocional y en algunos casos rasgos de psicopatía, de ir contra la sociedad y las reglas que permiten una sana convivencia, según mencionó el director de Emergencia del Instituto Nacional de Salud Mental, Freddy Vásquez, para quien los que insisten en usar estos artefactos “no les importa lo que va a pasar y se creen por encima de la ley”.

En esta semana, la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (Sucamec) incautó más de 13 toneladas de productos pirotécnicos en todo el país. Entre el material incautado figuran pirotécnicos deflagrantes (como tortas, bengalas y silbadores) y detonantes (como cohetones, cohetecillos y mama ratas), los cuales eran vendidos sin autorización.

Celebración sin dedos
“La gente que sigue comprando estos artefactos no entiende que es pólvora y puede reventar en cualquier momento, como ocurre con la mama rata, que te puede dejar sin dedos. La ministra de Salud informó hace poco que un niño había perdido un dedo de la mano. Es inmadurez, irresponsabilidad y evidencia un problema cognitivo, de gente que no entiende lo que está haciendo”.

El experto comentó que estas personas se parecen a quienes cruzan las calles por lugares prohibidos, “siempre piensan que no les va a pasar nada o que el policía no los atrapara”.  

"Para muchos, el pirotécnico es el ingrediente que tradicionalmente acompaña esta clase de celebraciones. Ese es el enfoque de las fiestas de Navidad y fin de año y como nadie me dice nada y no hay mano firme para erradicar los lugares informales, entonces sigo". Son personas, agregó, que evidencian un cierto de grado psicopatía, que buscan ir en contra de la sociedad, al igual que quienes se pasan la luz roja.  

“No me importa lo que pase y reviento mi pirotécnico. Los demás sobran. Se trata de gente como la que encerró a sus trabajadores en las galerías que se quemaron. Piensan ‘los encierro porque se escapan y entonces los meto con candado para que trabajen las horas que a mí me parece”.

Con información de Andina


SIGUIENTE NOTA
Niño perdió un ojo tras impactarle una bengala durante Navidad
Actualidad
Niño perdió un ojo tras impactarle una bengala durante Navidad
27/12/18 - Capital