*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

Conoce cuál es la relación de la salud bucal y la diabetes

Diversos estudios han demostrado que los problemas de la boca pueden afectar a otras partes del organismo.

Tener una buena salud bucal permitirá disminuir el riesgo padecer cáncer y otras enfermedades que afectan tu bienestar.

La diabetes es un problema que afecta a las personas por diversas causas. Entre ellas están el estilo de vida, la mala alimentación, la obesidad, entre otras. Los niveles de azúcar en la sangre son muy altos, debido a que no se produce suficiente cantidad de insulina que sirve para transformar la glucosa de los alimentos en energía.

Existe una relación entre la diabetes y la salud bucal. Diversos estudios han demostrado que los problemas de la boca pueden afectar a otras partes del organismo. En el caso de las personas que padecen esta enfermedad, el cuidado de su higiene debe ser más riguroso pues son más propensos a sufrir enfermedades periodontales, gingivales o aftas.

Consecuencias de una mala salud bucal

Uno de los problemas más frecuentes es la sequedad bucal, el cual se da por el incremento de glucosa en la saliva. Esto fomenta la presencia de bacterias que pueden dañar las encías, causando inflamación y aumentando el riesgo de contraer enfermedades bucales, así como impedir la hidratación de la boca, eliminar los restos de comida, ni neutralizar los ácidos del azúcar en la boca. Esto aumenta las posibilidades de sufrir infecciones, úlceras y caries.

Mantener un buen cuidado bucal es un factor clave, debido a que la enfermedad periodontal puede afectar a la diabetes, perjudicando el control del nivel de la glucosa en la sangre generando complicaciones en la salud. Es por ello que la dra. Jubitza Loayza, periodoncista y directora de la Clínica Eurodent, recomienda tener en cuenta lo siguiente.

1. Realizar visitas periódicas a su dentista para diagnosticar el estado de las encías con el fin de prevenir la aparición de enfermedades bucales o controlarlas de manera que no desencadene otros problemas dentales.

2. Es importante que el odontólogo y el médico tengan interconsultas constantes del progreso de ambas enfermedades (bucales y diabetes) para poder ser controladas a la par, debido a que ambas tienen una relación directa con el fin de lograr una estabilidad. Es decir, una diabetes no podrá ser controlada al 100% si el paciente padece de enfermedades bucales y viceversa.

3. Los pacientes diabéticos deben cepillarse los dientes después de cada alimento y evitar las entre comidas. Para un correcto cepillado debe recibir entrenamiento por parte de su odontólogo mediante una técnica indicada según su condición, la más usada es mediante movimientos de arrastre en orden tanto de superficies externas e internas. Utilizar elementos auxiliares de higienización como un limpiador de lengua, hilo dental y cepillos interproximales para completar la limpieza.

4. Mantener una dieta equilibrada, en donde se consuma alimentos saludables, evitando el consumo de azúcares para reforzar las defensas del cuerpo y prevenir infecciones bucales. Además, beber mucha agua para combatir la sequedad bucal.


SIGUIENTE NOTA
Me acaban de diagnosticar VIH: ¿qué va a pasar a partir de ahora?
Actualidad
Me acaban de diagnosticar VIH: ¿qué va a pasar a partir de ahora?
27/11/18 - Capital