*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

¿Cuáles son las terribles consecuencias de usar bronceadores caseros este verano?

Preparados realizados con zanahoria, gaseosas y otros productos no protegen de la radiación solar.
Bronceadores caseros podrían provocar quemaduras y cáncer de piel.

Los preparados caseros, hechos para que sean usados como bronceador, no protegen contra las quemaduras solares; por el contrario, pueden poner en riesgo nuestra salud, debido a que la exposición repetida al sol puede aumentar el riesgo de envejecimiento o cáncer de piel. Así lo advirtió la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) del Ministerio de Salud.

"El uso de bronceadores o preparados caseros, que supuestamente dan color a nuestra piel, es una práctica muy peligrosa para la salud, debido a que son elaborados de manera artesanal, sin los insumos necesarios ni condiciones apropiadas", advirtieron especialistas de la Digemid.

¿Cómo se preparan?

Detallaron que estos supuestos bronceadores caseros se preparan con jugo de zanahoria o de limón, aceite de oliva, germen de trigo y hasta con gaseosas de color oscuro, con la equivocada creencia de que al usarlos obtendremos un bronceado parejo y saludable, cuando en realidad es que estos preparados no ofrecen protección alguna a nuestra piel, pues no impiden el paso de los rayos ultravioleta.

Recomendaciones

Los especialistas de la Digemid recomendaron que, en lugar de recurrir a este tipo de productos, se opte por utilizar bronceadores y bloqueadores que cuenten con Notificación Sanitaria Obligatoria (NSO) y adquirirlos en establecimientos formales.

"Es importante el adecuado uso de los protectores solares, por ello, se deben aplicar generosamente media hora antes de exponernos al sol y repetir la aplicación luego de un baño prolongado en el mar o piscina, o cada dos horas, dependiendo de las indicaciones consignadas en cada producto", indicaron.

¿Qué usar para evitar la radiación solar?

Recomendaron también evitar una prolongada exposición al sol, no hacerlo entre las 10 de la mañana y las 4:00 de la tarde, además de usar ropa para cubrir la piel expuesta al sol, como camisas de manga larga, pantalones, gafas de sol y sombreros de ala ancha, además de beber entre dos y tres litros de agua al día e incluir en la alimentación gran cantidad de frutas y verduras.

En la actualidad existen productos que dan la apariencia de un bronceado dando color a la piel mediante la aplicación de aditivos de color aprobados, sin la necesidad de exposición a la radiación UV.