*

Escucha ahora
Temas del día:
Radio en vivo TV en vivo
Escucha ahora
También en:

¿Qué hacer para que el cambio climático no afecte la salud de los niños?

Entérate qué precauciones tomar durante estos meses de clima incierto y evitar que los más pequeños se enfermen.

La primavera es una estación de cambios bruscos de temperatura, que incrementan la aparición de procesos infecciosos respiratorios en los niños.

Resfríos y alergias durante estos meses previos a los días de sol intenso son muy comunes, pero por más simples que parezcan en sus inicios se puede complicar si no son tratados a tiempo.

Según el Dr. Javier Jugo Rebaza, experimentado neumólogo del Centro Pediátrico Sunrise, la primavera es una estación de cambios bruscos de temperatura, que incrementan la aparición de procesos infecciosos respiratorios en los pequeños del hogar. Por tanto, ante la posible aparición de infecciones de vías aéreas, es decir, los resfriados, el especialista advierte tener algunos cuidados con los pequeños:

1- Recomendar a sus niños quitarse el abrigo (casacas o chompas) para realizar actividades deportivas y recreativas. Eso evitará que al empezar a sudar se destapen con ropa húmeda y una corriente de aire los enferme.

2- Vigilar que sus niños siempre carguen una prenda de abrigo si van a estar fuera de casa al final de la tarde, para cubrirse el cuerpo ante la baja de temperatura o vientos y evitar el enfriamiento.

3- Cuidar y tratar los síntomas iniciales de los procesos respiratorios (secreción nasal, tos, fiebre dolor de garganta). Porque un resfrío se puede complicar si no es tratado a tiempo, en especial si el niño padece frecuentemente de síntomas alérgicos.

4- Los niños que tienen historial de alergias anteriores o que suelen enfermarse por estas fechas, deben acudir a un control para diferenciarlo de un nuevo proceso infeccioso o una irritación de la alergia.

5- Si el niño presenta fiebre alta -más de 38°C- o si luego de un proceso leve de resfrío reaparecen los síntomas luego de 2 o 3 días debe llevarlo a evaluación médica.

6- Ante la tos exigente o agitada, así como la dificultad para dormir, también merece especial cuidado.