*

"Creí que tenía al menos 15": la excusa de un sacerdote que abusó de una niña

Un sacerdote italiano quedó detenido cuando lo sorprendieron en su auto con una menor de edad.

Religioso,que culpó "al demonio" por lo sucedido, solía visitar a la familia de la víctima e invitaba a la menor a dar vueltas en su carro.

Un sacerdote italiano de 70 años, identificado como Paolo Glaentzer, fue arrestado tras ser sorprendido dentro su auto con una menor de 10 años y será acusado de violencia sexual agravada.

Tras ser detenido, el religioso dio unas insólitas declaraciones al diario Corriere Fiorentino para tratar de justificar lo que pasó, que despertaron aún más la indignación de la población italiana, sabiendo que el cura condena en su casa, en el pueblo de Bagni di Lucca, según una publicación del diario Clarín.

"No me sucedió con otras chicas. Ese lunes 23 de julio hubo un cambio de afecto con esta chica que es mucho más madura que su edad. Y a veces las cosas van de cierta manera... Hay una simpatía recíproca con la chica. Cuando supe que tenía 10 años, yo le daba 15… La chica se levantó la remera por su voluntad, yo no le dije que lo hiciera, puede ser que en su casa reciba poco amor de sus padres", dijo el sacerdote tras admitir ya había estado tras veces con la niña a solas en su auto.

El cura dice "tener plena confianza en Jesús y María, y apoyarse en nuestro Señor te da una confianza y una alegría inexplicable, a pesar de todo lo que ha sucedido. Los diarios han exagerado al contar este hecho".


El cura recibió una carta del cardenal Giuseppe Betori, arzobispo de Florencia, quien le prohibió

Testimonio de los padres. "Nos sentimos en culpa. Nunca nos dimos cuenta de quién era ese cura que entraba en nuestra casa como uno de familia y todos los meses nos daba 150 euros. Muy seguido salía con nuestros hijos. Los subía a su auto y se los llevaba. Había comprado un auto nuevo y nuestra hija se divertía a dar una vuelta con él. Recuerdo todavía que cuando se compró el auto lo festejamos con un almuerzo".

La noche del delito. "Don Paolo tenía que preparar la valija para ir a Bagni di Lucca y pidió ayuda a nuestra hija. Por eso se la llevó en el auto".

Ambos padres son inválidos. "Nuestra vida es complicada y por esto Don Paolo para nosotros era una bendición. Nos ayudaba a traer las compras a casa, festejaba con nosotros los cumpleaños, celebraba misa en casa, mirábamos televisión y ahora me doy cuenta porque entrada la noche, llevaba a nuestra hija a dar una vuelta en el auto".