*

Roban medalla y banda presidencial de Bolivia cuando su custodio visitaba prostíbulos

Militar que trabaja para el Palacio de Gobierno perdió el avión y decidió pasearse por locales nocturnos.

Militar que trabaja en Palacio perdió el avión y decidió pasearse por locales nocturnos, dejando los objetos de valor en un carro, de donde fueron sustraídos.

El rocambolesco robo de una de las joyas patrias de Bolivia, una medalla presidencial de valor incalculable, terminó con final feliz tras ser recuperada hoy en una iglesia después de haber sido sustraída frente a un prostíbulo.

¿Cómo ocurrió el robo? La historia comenzó este martes por la tarde, cuando el teniente de las Fuerzas Armadas Roberto Juan de Dios Ortiz perdió el avión en que debía llevar la medalla de oro y diamantes a la ciudad boliviana de Cochabamba, para que esta miércoles la luciera en un acto el presidente del país, Evo Morales.

El militar, que trabaja para el Palacio de Gobierno de Bolivia, decidió pasarse ya caída la noche por una zona de prostíbulos cerca del aeropuerto de El Alto, ciudad vecina de La Paz, para hacer tiempo hasta el siguiente vuelo.

"Ingresé en varios locales, haciendo pieza con damas de compañía en dos oportunidades", reconoció el teniente en su declaración ante la Policía.

Para su desgracia, unos delincuentes, según la Policía boliviana, le sustrajeron del vehículo que dejó aparcado frente a los prostíbulos la mochila donde llevaba la medalla y la banda presidenciales que debía custodiar.

El teniente denunció el robo en comisaría y allí quedó detenido, acusado de incumplimiento de deber.

Despliegue masivo. La presidenta de la Asociación de Trabajadoras Nocturnas de El Alto, Lili Cortés, manifestó a Efe que el efectivo militar "estaba en estado de ebriedad" al ingresar en varios prostíbulos y al percatarse del robo "trajo a todos los policías" de una comisaría cercana para inspeccionar uno de ellos en busca de la joya.

"Había orden del presidente", dijo el consternado teniente, según relató la presidenta de las meretrices.

 La Policía Boliviana desplegó un importante operativo para recuperar los símbolos presidenciales, hasta que a mediodía de este miércoles una llamada anónima a un canal de la televisión boliviana alertó de que estaban junto a la puerta de la céntrica iglesia de San Pedro en La Paz.

Las autoridades bolivianas aseguran saber quiénes son los responsables, al parecer una banda de delincuentes que buscaban otros objetos, como computadoras para venderlas en el mercado negro, y no esperaban ver en sus manos semejante joya.

El ministro de Gobierno (Interior) de Bolivia, Carlos Romero, anunció ante los medios la detención de uno de ellos, un peruano, mientras la Policía busca al resto, posiblemente otros tres.

"Haber abandonado la joya no significa que hayan quedado impunes", advirtió el coronel Jhonny Aguilera de la Policía boliviana, en una comparecencia ante multitud de medios espectantes por el desenlace de la historia.


Caso en investigación. El presidente Evo Morales no pudo lucir la medalla ni la banda en el día de las Fuerzas Armadas bolivianas en Cochabamba, pero los símbolos presidenciales pueden volver sin sufrir daños a la cámara de seguridad donde los guarda el Banco Central de Bolivia.

El Ministerio de Defensa de Bolivia anunció en un comunicado una investigación a mandos militares, ya que el Ejército es el encargado de custodiar estos símbolos patrios en su traslado para que los luzca el presidente.

La medalla está considerada una joya única en América, comparada a la corona de un rey o a la tiara papal por la Sociedad de Investigación Histórica de Potosí (Bolivia), para quien "el valor monetario de esta pieza es incalculable".

"Es, con toda certeza, la más hermosa y majestuosa medalla de la numismática americana del siglo XIX", sentenció esta entidad.

El libertador Simón Bolívar, a quien el fue regalada en 1825 por la independencia de Bolivia, jamás hubiera imaginado que casi dos siglos después terminaría a las puertas de un prostíbulo.

Escándalo. El final feliz de esta historia no evitó las críticas por lo rocambolesco del robo.

"El más importante símbolo de nuestra historia republicana, la medalla presidencial que legó Simón Bolívar a la patria", fue "¡¡robada en la puerta de un burdel!!", exclamó el expresidente boliviano Carlos Mesa (2003-2005).

Mesa, un reconocido historiador, lamentó que "le roban la mayor joya del tesoro de Bolivia a un oficial de la seguridad presidencial que llevaba la medalla como quien lleva un balón de fútbol, en un automóvil particular". EFE